Principal
Quí som
Qué fem
Els associats
Les partides
Les notícies
Contacte
Fòrum
GENERAL
D&D 3.5
CONAN D20
JUEGO DE SHARES
STAR WARS D20
PATHFINDER
LA LLAMADA DE CTHULHU
ECLIPSE PHASE
ESOTERRORISTAS
LLEGENDA 5 ANELLS
ZOMBIE
DARK ECHELONS
RAGNAROK
SERENITY
CARTAS / TABLERO
WARHAMMER
HOTWAR
SLANG
ZONA LIBRE
STORMBRINGER
SERENITY - Información y aclaraciones
Introducción al mundo de Serenity (II) 03-11-2010

La guerra de Unificación

La Alianza creyó que los planetas fronterizos caerían por su propio peso, con una terraformación deficiente y con la falta de tecnología y medicamentos la vida era demasiado dura para prosperar. Las malas lenguas comentan que incluso la Alianza mandaba a morir a algunas familias de colonos con algo de ganado, unos cuantos sacos de semillas y herramientas demasiado rudimentarias. Pero el ser humano que se consideraba libre se obstinaba en seguir siéndolo y por muchos contratiempos que atravesase conseguía sobrevivir, teniendo al final una parte de la humanidad autosuficiente y con su propia ideología, eso era un peligro para la "educación" que recibían los ciudadanos del núcleo por parte de la Alianza. Además, muchos planetas fronterizos independientes poseían recursos naturales muy preciados.

La Alianza decidió que todos los planetas del universo tenían que formar parte de la Alianza, tanto si querían como si no. Los idealistas del núcleo creían que los fronterizos vendrían corriendo a abrazar a su "padre protector", y sí vinieron corriendo, pero lo que no pensaron es que vendrían con sus armas listos para el combate. La guerra de Unificación ha sido la más devastadora en la historia de la humanidad, todos los que participaron en ella están marcados de una forma u otra y en la mente de los independentistas supervivientes todavía se recuerda cómo, para sorpresa de la Alianza, más de la mitad de la fuerza armada de los independientes fueron personas voluntarias, eso significa algo, y la mayoría todavía dicen que aunque lucharon en el bando perdedor... no lucharon en el bando equivocado.

La guerra duró cinco años, y los Casacas Marrones (apelativo impuesto a la facción independentista) lucharon contra los Cinturones Púrpura (apelativo impuesto a la facción aliada) en tierra, mar y espacio. La batalla final tuvo lugar en el planeta Hera, más concrétamente en el valle Serenity, donde se luchó durante siete meses antes de que el Alto Comandante de los independientes se rindiera. Aún así, algunos Casacas Marrones se negaron a rendirse y continuaron luchando durante dos semanas más, las fuerzas aliadas los capturaron y los condenaron por crímenes de guerra, pero al final los dejaron en libertad para demostrar la "buena fe" de la Alianza. Estas personas son ahora conocidas por algunos como criminales y por otros como jojidos héroes.

La vida en el año 2518

Han pasado siete años desde que terminó la guerra y la Alianza consiguió su objetivo, ahora ejerce el control sobre todos los planetas y puede sacar provecho de sus riquezas. Los fronterizos siguen gozando de una cierta libertad debido al débil control que ejerce la Alianza (para ellos lo único importante son los cargamentos periódicos de materia prima), sin embargo han visto cómo las promesas de suministros y medicamentos están cayendo en saco roto (algunas entregas no llegan pero la Alianza las marca como "entregadas", otras se retrasan por complicaciones burocráticas, otras llegan defectuosas o incompletas, etc.). Los planetas de la frontera no reciben lo prometido pero se les exige más de lo esperado, era algo previsible y que justificó la guerra.

El poco tiempo pasado no ha borrado todas las heridas y todavía hay abundantes peleas de bar entre simpatizantes de ambos bandos, y también los mariscales federales (o "feds", que es como se les suele llamar) hacen distinción de trato entres unos y otros (se ha guardado registro electrónico de su participación en la batalla). Sin embargo, aunque la vida en la periferia se ha recrudecido, todavía se puede buscar algo de libertad si se tiene don de gentes y se sabe cómo eludir los controles de la Alianza. Los aventureros y cazarecompensas abundan por la zona, los malechores y criminales se hacen ricos en los bajos fondos, los federales hacen su trabajo de la forma más comoda posible esperando que sean reasignados a una zona más rica del núcleo, los antiguos Casacas Marrones se lamen sus heridas esperando cualquier momento para vengarse de la Alianza, etc. La frontera es una zona llena de oportunidades si se sabe buscar.

Los Reavers

Algunos dicen que son humanos que fueron demasiado lejos en su peregrinaje espacial, y que llegaron hasta el límite del universo, miraron a través de él hacia la nada, y se volvieron locos; otros dicen que son producto de experimentos con el cerebro humano en algún planeta lejano cuya ubicación ha sido olvidada hace tiempo.

Sea como fuere, los Reavers son caníbales que se mueven por el cuadrante Burnham, pilotan naves espaciales pintadas de forma extraña y decoradas con los esqueletos de sus víctimas. Se dedican a atacar a los planetas cercanos (cada vez se adentran más en el espacio conocido) para violar, matar y comerse a los nativos (no tiene por qué ser en ese orden). Sus cuerpos han sido mutados por la extrema radiación a la que se someten en sus naves y sus facciones mutiladas respondiendo a algún ritual. Sólo un tonto trataría a los Reavers de seres primitivos sin cabeza, están enfermos pero no son estúpidos. Son capaces de utilizar tencología. Tampoco son monstruos, son seres humanos, y eso justamente es lo que los hace terribles.

 

Adrián Bonet Lisón
03-11-2010
Veure més/Afegir comentaris (0)
Introducción al mundo de Serenity (I) 03-11-2010

La Tierra-Que-Existió

Las leyendas han convertido a la Tierra-Que-Existió (Earth-That-Was) en un Jardín del Edén donde la humanidad siempre era feliz y todo era perfecto. Nada más lejos de la realidad. El exceso de población y un ecosistema dañado por el propio ser humano hicieron de la Tierra-Que-Existió un lugar inhabitable, y la humanidad comenzó a buscar en la galaxia algún lugar donde subsistir.

Con el tiempo encontró un sistema plagado de planetas y lunas donde, con un poco de ayuda, podría perdurar la raza humana. Así pues, Estados Unidos y China (las dos grandes potencias de la humanidad por aquella época) construyeron unas enormes naves espaciales a las que llamaron arcas (como el arca de Noé) y comenzaron su gran Éxodo por las estrellas.

Con la falta de la tecnología suficiente para alcanzar velocidades superiores a la velocidad de la luz al menos una generación entera no conoció nada más que la vida a bordo de una nave espacial, y un sinfin de culturas y religiones se mezclaron hasta tal punto que el lenguaje básico de la humanidad mezclaba con naturalidad frases en inglés y en chino. Pero pronto la excitación propia de un viaje tan largo y la posibilidad de encontrar vida extraterrestre, se convirtieron en una monotonía de mantenimiento de naves espaciales e investigación para dar a las futuras generaciones una vida mejor, a día de hoy por lo que sabemos la humanidad está sola en el universo. Muchos perdieron la esperanza, muchos perdieron la razón, y muchos perdieron la vida al fallar su nave espacial y perderse en la infinidad del espacio, pero... al final... la humanidad llegó a su destino.

La era de la terraformación

Durante todo el Éxodo se perfeccionó la herramienta tecnológica básica para la colonización de nuevos planetas y lunas, dejándolos lo más parecidos posible a la Tierra-Que-Existió. Terraformar un planeta requiere plantas de procesamiento atmosférico, regulación de la gravedad, adaptación del medio ambiente y la introducción paulatina de criaturas grandes y pequeñas provenientes de la Tierra-Que-Existió. Todo esto es un trabajo enorme que cuesta décadas, y los dos primeros planetas terraformados y colonizados fueron Londinum (la extensión de Estados Unidos y que ahora centraliza el sistema judicial y político) y Sihnon (la extensión de China y que ahora centraliza el comercio y la economía).

No obstante, la humanidad no tenía suficiente con esos dos planetas y siguió terraformando y colonizando más planetas alrededor de los dos primeros, cuanto más se alejaban del núcleo más difícil se hacía la terraformación y el transporte de tecnología (a día de hoy las naves espaciales con velocidades por encima de la velocidad luz no existen) pero la humanidad lo siguió haciendo. Con el tiempo, los planetas más antiguos apostaron por crear un gobierno interplanetario único: la Alianza. Pero los planetas más alejados no quisieron tomar parte y se declararon independientes.

En búsqueda de la libertad y la felicidad

La vida en los planetas del núcleo es cómoda y sencilla, la gente trabaja para ganar dinero y con ese dinero adquiere bienes y servicios con los que proseguir su vida de trabajo y consumo, gozan de toda la comodidad que les brinda la tecnología moderna y poseen un servicio médico fiable y profesional. Sin embargo la vida en los planetas fronterizos es harina de otro costal, allí es muy costoso llevar la tecnología del núcleo y la terraformación ha sido muy básica, obteniendo unos planetas rocosos y ariscos y una forma de vida parecida a la del lejano oeste. La gente utiliza caballos y mulas para el transporte y mano de obra humana con herramientas arcaicas, aquí el mantenimiento de las máquinas tecnológicas es imposible y la gente se gana el pan con el sudor de la frente. Es un estilo de vida muy duro pero, aún así, mucha gente lo prefiere ¿Por qué?

Si no recordamos los errores del pasado estamos condenados a repetirlos, y la vida en los planetas del núcleo no difiere mucho del estilo de vida de la Tierra-Que-Existió. Algunas personas consiguen puestos de trabajo acomodados y con buen sueldo, la mayoría tienen puestos de trabajo volubles y mal pagados, y los más desafortunados deben vivir en la calle y subsistir de lo que puedan rapiñar. Mucha gente está cansada de ver cómo la mayoría de su trabajo va destinado a engrosar los orondos traseros de sus jefes (recibiendo ellos un sueldo que no es ni la mitad de lo que deberían), condenada a pagar hipotecas y créditos con intereses abusivos y hastiada de tener una vida monótona que va del trabajo a casa y de casa al trabajo. Sólo hay que imaginar un estilo de vida donde mezclamos el consumismo estadounidense y las condiciones laborales de China para hacernos una idea de cómo se vive en los planetas del núcleo.

Por eso mucha gente se marchó a los planetas independientes de la periferia, donde lo que se gana es directamente proporcional a lo que se trabaja y donde si eres un hombre duro puedes conseguir aquello que te mereces. Aunque en algunos planetas la ley y la justicia brillan por su ausencia (incluso en algunos sitios está permitida la esclavitud) y ciertos trabajos son infrahumanos, la gente soporta lo que sea con tal de huir de la Alianza y conseguir la libertad suficiente para poder alcanzar la felicidad.

Adrián Bonet Lisón
03-11-2010
Veure més/Afegir comentaris (0)
Modificat per última vegada el 19-12-2010
CERCADOR
CERCAR
ZONA SOCIS
Usuari
Contrasenya
ENTRAR
Registra´t en la web
Vas perdre la teva contrasenya?
ARXIU
+ 2017 (0)
+ 2016 (0)
+ 2015 (0)
+ 2014 (0)
+ 2013 (0)
+ 2012 (0)
+ 2011 (0)
+ 2010 (2)
EQUIP DE SECCIÓ
Administradors
Adrián Bonet Lisón
bruno celaya montero
WEBS AMIGUES
Disseny per Clan Templates & eldelbar.com Eldelbar club de rol :: Carrer Pio XII 25, 12580 Benicarló (Castelló) :: administracion@eldelbar.com